Your webbrowser is outdated and no longer supported by Microsoft Windows. Please update to a newer browser by downloading one of these free alternatives.
Deberíamos seguir el ejemplo de los niños de nuestro entorno. La próxima vez que pases tiempo con tus hijos, nietos, ahijados o sobrinos, juega tú también con ellos.

El juego hará que te sientas joven y, al tratarse actividades que mejoran tu sistema cardiovascular, la fuerza muscular y la flexibilidad, te ayudarán también a mantener tu corazón joven.

Juegos de niños

Saca la tiza y proponles hacer una rayuela gigante, jugad al escondite o enséñales los juegos de la comba o el elástico que recuerdes de tu infancia.

Disfruta del parque

Sácale partido al espacio verde que te rodea. La próxima vez que lleves a tus hijos al parque, ¿por qué no probáis a jugar con un frisbee o al corre, corre que te pillo?

A por los columpios

Con sus balancines, columpios, toboganes o pirámides de cuerda para escalar, el parque de tu barrio puede ser el sitio perfecto para jugar. Ayudar a tus hijos a subirse a los columpios puede requerir más energía de la que habías pensado… y, además, es divertido.

Vida deportiva

Si tus hijos participan en deportes organizados como voleibol, fútbol o baloncesto, ayúdales jugando con ellos u ofrécete voluntario para entrenar a su equipo local.

Sobre ruedas

No hay nada como ir sobre ruedas para sentirse como un niño, así que ¿por qué no desempolvas tu vieja bicicleta? Y no pases por alto las aventuras que puedes vivir con unos patines en línea o un monopatín. Ojo: ¡No hace falta ser el mejor para pasárselo bien!

Diviértete en la nieve

Un paisaje invernal te proporcionará muchas oportunidades de juego. Juega con tus hijos: haced