Recibe nuestras deliciosas recetas

¡Me Apunto!
Your webbrowser is outdated and no longer supported by Microsoft Windows. Please update to a newer browser by downloading one of these free alternatives.

Cómo hacemos Flora: de las semillas al envase

La base de nuestros productos consiste en una mezcla de aceites extraídos de las semillas de girasol y del lino (o linaza). Ambas plantas se obtienen de campos de cultivo. Seguro que ya conoces la planta del girasol, pero ¿sabías que la planta del lino es de menor tamaño que la del girasol y tiene un precioso color azulado? El proceso por el cual transformamos las semillas de estas plantas en una rica y nutricional margarina no es muy complicado. Si tienes curiosidad por conocer más sigue leyendo.

Nuestras plantas favoritas:

El girasol

El girasol es una planta a la que le encanta el sol y necesita mucho espacio para crecer. El aceite de girasol que usamos en Flora proviene de cultivo europeo: nuestros girasoles crecen en España, Francia, Portugal y otros países de Europa del este.

La linaza

Estas semillas las encontramos en la planta de linaza; Flora las obtiene de los campos de cultivo de Kazakstán, donde el suelo es arcilloso y rico en nutrientes.

De las semillas al aceite vegetal:

Las semillas de girasol y de linaza contienen aceites naturales que forman la base de nuestra receta Flora. Despues de recoger las semillas, se preparan para ser prensadas. Al prensar y moler las semillas obtenemos el aceite necesario para crear Flora. Las cáscaras de las semillas también se aprovechan, bien para obtener energía, bien como alimento en pienso para animales.

Al terminar el prensado siempre queda aceite restante en la semilla molida, que procedemos a extraer para que nada quede desperdiciado. A este proceso lo llamamos extracción.

Una vez obtenido todo el aceite posible de las semillas lo filtraremos para eliminar los residuos, que confieren al aceite un color oscuro y un mal sabor, pudiéndolo estropear si no los eliminamos. Una vez extraído, el aceite deberá ser refinado. Se refinan los aceites de todo tipo, incluido algunos de oliva, con el objetivo de obtener un sabor y olor suaves, aspecto limpio, color claro y estabilidad frente a la oxidación.

De esta forma, y refinándolos de la forma más cuidadosa y sostenible posible, en Flora obtendremos las margarinas a las que nuestros consumidores están acostumbrados, sin dañar el medioambiente.

  • ¿Pierden los aceites su valor nutricional durante este proceso?

    Durante el proceso de refinación solo extraemos los componentes del aceite que no son esenciales para dar todo el sabor, la textura y tiempo de vida propios de nuestros productos. La vitamina E, el Omega 3 y el Omega 6 se mantienen intactos durante todo el proceso.

  • ¿Hay grasas trans en Flora?

    Las grasas trans existen de manera natural en alimentos procedentes de rumiantes, como la carne y los productos lácteos, pero también podemos encontrarlos en las grasas vegetales cuando éstas son hidrogenadas parcialmente. Este es un complicado proceso que se da en la fábrica cuando se transforma el aceite “liquido” en grasas “sólidas”. Por ello, podemos encontrar estas grasas trans en alimentos cuyas grasas se hayan hidrogenado parcialmente (en cuyo caso se indica en el listado de ingredientes), o en alimentos derivados de rumiantes, como por ejemplo la mantequilla. Flora no utiliza grasas parcialmente hidrogenadas en ninguno de sus productos y no contiene ácidos grasos trans en consecuencia.

    Al igual que las grasas saturadas, las grasas trans contribuyen a aumentar el nivel de colesterol en sangre. Es recomendable sustituir las grasas saturadas y las grasas trans por grasas insaturadas y polinsaturadas como el Omega 3 y el Omega 6.

¿Cómo han llegado los aceites vegetales al envase?

Una vez extraídos los aceites de girasol y linaza, éstos son mezclados en la fábrica con el aceite de palma, en caliente para que éste esté en estado líquido y pueda ser fácilmente mezclado. Además, se añade un poco de ácido cítrico para dar un sabor neutro al producto, así como aromas naturales, y caroteno - para darle un adecuado color - y vitaminas.

Para asegurar una ingesta saludable de grasas por ración, la receta de Flora Original es rebajada con agua. Como ya sabrás, la grasa y el agua no se mezclan bien, por eso añadimos lecitina de girasol, para conseguir una mezcla uniforme. Esto tiene lugar en la fábrica, en una maquinaria especial, que permite enfriar los aceites lentamente mientras son mezclados. El resultado final es nuestra cremosa margarina.

La margarina es entonces envasada en las tarrinas, que se acaban sellando con un film y la tapa. Así el producto ya estaría listo para ir a la tienda.

  • ¿Estamos considerando una alternativa a los envases de plástico?

    Por supuesto, Flora siempre piensa en la durabilidad de sus envases. Somos conscientes de que la cantidad de plástico producido en el mundo está causando problemas, por ello nos hemos propuesto conseguir a partir de 2025 utilizar únicamente materiales reciclables, degradables o plástico compuesto. Pero también consideramos alternativas al plástico, teniendo en cuenta todos los aspectos de nuestra sostenibilidad, es decir, no solo la degradabilidad del material, pero también su peso ya que éste afecta a la energía gastada en la distribución del producto y en su envasado.

  • Leyenda urbana: ¿Le falta a la margarina una molécula para ser plástico?

    Al igual que la mantequilla o el aceite, la margarina contiene diferentes ingredientes y por lo tanto distintas moléculas. Tanto los aceites y las grasas que contiene la margarina, como el aceite de oliva o la mantequilla están compuestos por moléculas de carbón, hidrogeno y oxígeno. El plástico también contiene carbón e hidrógeno. Pero que todos estos ingredientes contengan las mismas moléculas no quiere decir que sean lo mismo, el propio cuerpo humano contiene un 93% de hidrogeno, carbón y oxígeno. Y nosotros nos parecemos muy poco al plástico...

Simple y delicioso: ¡haz tu propia margarina!

¿Sabías que puedes hacer tu propia margarina? Usando aceites vegetales puedes poner tu propia margarina casera sobre la mesa en un santiamén. ¡Sabroso, natural y divertido!

¿Tienes alguna pregunta?

En Flora estamos orgullosos de nuestros productos y nuestros procesos de producción. Por ello nos hemos esforzado en hacer esta página lo más transparente y completa posible. Si aun así echas de menos alguna información, no dudes en preguntarnos.

El poder de las plantas

¿Qué hay en Flora?