Home > Vida sana > Desayuno para empezar bien el día
Desayuno para empezar bien el día
Artículo

Desayuno para empezar bien el día

Seguro que ya has oído alguna vez sobre lo importante que es empezar el día con un buen desayuno. Pero posiblemente esta acción tenga muchos más beneficios de los que pensabas.

Un buen desayuno es el encargado de despertarte en la mañana, pone en marcha tu digestión y estimula el tránsito. Además, te aporta la energía necesaria para afrontar el día y te ayuda a concentrarte mejor.

¿CÓMO PUEDO HACER UN BUEN DESAYUNO?

Un ejemplo sería unas tostadas de pan integral untadas con Flora, un vaso de zumo de naranja o una pieza de fruta, y un bol de yogurt desnatado o un vaso de leche semidesnatado o desnatado. Te aportan la energía y los nutrientes necesarios para empezar el día: Omegas 3 y 6, calcio, hierro, fibra, vitaminas D y B, ácido fólico, magnesio y zinc. ¿No sueles desayunar? Si eres de los que prefieren no desayunar por las mañanas, estás perdiendo un aporte importante de nutrientes en tu día, que no suele ser compensado por el resto de comidas del día.

Un desayuno rico en fibra te dejará saciado durante toda la mañana. Las personas que por el contrario no toman nada para desayunar, tienen hambre más tarde durante el día y terminan tomando cenas copiosas, demasiado pesadas para la noche.

Un buen desayuno te aporta la sensación de estar en forma. Quién sabe, ¿quizá te ayude a cuidar de ti mismo durante el resto del día? Las personas que toman desayuno por lo general tienen un estilo de vida más sano que aquellos que no lo toman.

OLVIDA LAS PRISAS POR LA MAÑANA

A menudo las mañanas durante la semana pueden ser muy animadas. ¿Llegará todo el mundo al colegio o al trabajo a tiempo, con la comida lista y la bolsa de deporte? Para algunos padres es un auténtico reto tomar el desayuno. De acuerdo con un estudio belga del 2004, el 21% de los belgas no toman desayuno, y esta cifra se reduce más para los jóvenes adultos.

¿La solución? La noche anterior deja preparado todo lo posible el desayuno para el día siguiente. Saca el pan, el azúcar, el café y deja la mesa preparada. Por la mañana solo tendrás que sacar de la nevera aquellos productos que no se conservan a temperatura ambiente, como la leche, el queso, y la margarina Flora.

Y bien pensado, siempre puedes despertarte diez minutos antes. Empezar la mañana tranquilamente te aportará una sensación de tranquilidad para el resto del día.